Fecha: 05-10-18

*El inma-culado, Javier Corral, 2 años después.

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
 

JAVIER CORRAL

                                      El reloj inexorable del padre tiempo, no se detiene, sigue su marcha.

  Ayer se cumplieron dos años desde que llegó a la Primera Magistratura de la entidad, el panista, Javier Corral Jurado. Y es más que pertinente, necesario hacer un corte de caja, a lo que haya realizado la administración del Nuevo Amanecer, en estos 730 días del actual gobierno, con todo y sus aciertos, y falencias.

    Para nadie es un secreto, que son más, muchos más, los puntos críticos, los puntos flacos en el devenir de la segunda administración de extracción blanquiazul, que sus aciertos, que los éxitos de los cuales pueda presumir, a propios y extraños.

    Es muy probable que los propios adoradores de la nómina, de la ubre presupuestal, reconozcan que su jefe, anda mal, que le ha quedado demasiado grande el saco, o los zapatos de gobernador. Claro que no lo van a decir a los cuatro vientos. Estarán tontos, pero no son imbéciles que traguen lumbre como para admitirlo públicamente.

   Hoy, hay que decirlo de frente, que el poder del gobernador, Javier Corral, debería ser la custodia de la armonía social, el responsable del orden, el limite de la truculencia, de la corrupción, la última instancia de la justicia, ha quedado reducido, por desgracia a ruinas, a escombros, donde yacen inertes muchos de los que fueron parte de su “trabuco” que se colapsó, cuando todavía no cumplían dos años en el encargo que les confió el jefe de esta claque..

      No es una exageración decir que Javier Corral es en los días que corren amo y señor del prevaricato, que sus compañeros de travesía en el presente régimen navegan entre buitres y zopilotes que se revisten o se hacen llamar “funcionarios públicos” que están haciendo “su guardadito” porque saben que no volverán a tener otra “minita de oro” como las que hoy tienen en las diferentes dependencias del régimen corralista, donde presumen que atienden las demandas de la población. Pero nada más, porqué en los hechos, son una nulidad.

EPN

     Los chihuahuenses, que conforman el imaginario pensante de la entidad más extensa del territorio mexicano, hoy se dan de topes, porqué nunca se imaginaron que las expectativas  en materia de seguridad, de obra pública, de apoyo a la educación, al sector salud, se trastocarán, se derrumbaran, en tan poco tiempo.

   ¿De que puede presumir Javier Corral Jurado? Acaso, de sus carreritas, o tal vez, de que tiene en su residencia, a Greta, su bella perra, o su graciosa gata, Medea, a las que luce en las redes sociales. Cuando a la que debería de presumir más seguido es a su compañera de toda una vida, su media naranja, Cinthya, a la que se le observa confinada a un espacio, pulcro sin duda, pero sin resonancia, en el que camina, pero no trasciende como debería de ser la Primera Dama del Estado.

    Más de medio equipo del gabinete de El Talegas, ya caducó. Ya las dio, como dijeran los rancheros. Enseñaron la falta de oficio, el exceso de arrogancia, la falta de humildad para atender a Juan Pueblo.

   Los que llegaron para subsanar los daños que dejó el pésimo desempeño de sus predecesores, parece que no traen en sus alforjas muchos conocimientos, oficio, experiencia como para revertir el desencanto, que se respira por toda la vasta entidad.

  Por eso los ciudadanos más allá de sus simpatías partidistas, ya erigidos en electores, críticos y pensantes, coincidieron a la hora de ejercer su voto, en sufragar a favor de otro partido distinto al PAN, o bien en contra del gobierno del nuevo amanecer, que da lástima, da pena.  Porqué nomas no opera, no pela un chango a mordidas.

   Muy pronto el régimen de Corral y sus incondicionales se cayeron de la gracia de los chihuahuenses que esperaban grandes cambios en materia de seguridad, de obra pública, de atención a la gente en educación, en salud, y todo lo que ello implica,

    Y nada.

 Un reconocido abogado laboral, José Arturo Molina,  me dijo una frase que encierra una gran verdad, que es muy cierta:

“Cuando estábamos peor, estábamos mejor”….y tiene mucha razón. Como queriendo decir, que se regrese, César Duarte, con todo y sus trapacerías, y que se vaya con toda su verborrea, su demagogia que ya no le creen, que ya no le compran….

   A lo anterior, bien podríamos agregar que salimos de Guatemala para meternos en Guatepeor…..

    Si así estamos, con dos años ya vividos, que nos podrá esperar en los casi tres que le faltan al corralismo frívolo, indolente, importamadrista, que tiene una doble cara.

 Cuando le convinó se alió con Ricardo Anaya, quien desde su óptica, por cierto muy obtusa, a quien daba como el seguro ganador de las elecciones presidenciales el uno de julio, otorgándole mínimas posibilidades al fundador de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

AMLO

    Pero una vez que se disipó oficialmente la incógnita, y se reconoció el triunfo arrollador de López Obrador, a los pocos días, ya había cambiado en forma radical su discurso, -por supuesto doble- exhortándolo, eso sí,  a que lo apoye en su infructuosa lucha por lograr en forma definitiva la extradición del prófugo de la justicia, César Duarte.

    Si, Javier Corral, comete el grave error de exigirle a AMLO, que lo apoye en sus gestiones por traer de los Estados Unidos al ballezano, podría ser de consecuencias fatales para lo que le resta de su gobierno. El inquilino del palacio de gobierno, debe de tener muy presente, aquel viejo proverbio que reza:

    Que en la forma de pedir, está el dar…

Ya se puso a las patadas con el copetón de EPN, y le fue como en feria.

   Le cerraron la llave. Y se acabaron los apoyos extras del gobierno federal,

   Se ganó él animadversión de todos los funcionarios, peñanietistas, por lo que le restaba al sexenio. Si ganó notoriedad mediática, pero a un costo altísimo que pagó como primer paso en las elecciones de julio, donde a todos los panistas, les dieron palo, con excepción de los acorazados de la alcaldesa de Chihuahua, Maru Campos.

     Se peleó con quien no debía. Si hubiera centrado su pistolerismo verbal contra César Duarte, otro suerte le hubiera tocado. Abrir tantos frentes a tontas y a locas. Lo tienen muy desgastado, muy devaluado.

    Y no se ve que se vaya a levantar de la lona.

   López Obrador, no es Peña Nieto, y si se equivoca en el pedir, podría ser su tumba política, y que le entregue de forma más que adelantada la estafeta a MORENA.

CRUZ PEREZ CUELLAR

   Y lo inimaginable que le tenga que ceder el poder, los bártulos de la gubernatura,  a su odiado compadre, el senador Cruz Pérez Cuéllar, a quien ya lo veía como un cadáver político. Cuando para su desventura, aquel como él Ave Fénix, cruzó el pantano, sin mancharse, se levantó de las cenizas para decirle en su cara:

   “Voy por la revancha, y voy por ti”. 

   Ya lo dice la canción de Rubén Blades:

“Sorpresas te da la vida, la vida te da sorpresas”….

  Y si llega a ocurrir, El Talegas del palacio de gobierno nunca lo olvidará…

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio