Fecha: 14-02-18

*Javier Corral en dos pistas.

Por: Juan ANTONIO TORRES
 
 

JAVIER CORRAL

                      

                     Ha transcurrido una semana que concluyó la Caravana por la Dignidad que enarboló el mandatario chihuahuense, Javier Corral, para defenderse de los atropellos del régimen de Enrique Peña Nieto-sin duda el peor que hemos tenido los mexicanos en los últimos treinta años- y a la luz de los hechos, se podría resumir que arrolló lo que queda del inquilino de Los Pinos, obvio, exhibió la podredumbre del gobierno federal, y de paso, la escasa credibilidad que rodea al capo mayor del grupo Atracomulco.

                      Y desde luego a sus testaferros, empezando por el secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, y al encargado del despacho de la PGR, Elías Beltrán.

                      El primero fue el responsable de que se le retuviera injustamente al gobierno del estado, más de 900 millones de pesos, aunque en un principio se manejó la versión de 700 millones. Argumentos estúpidos e infantiles se esgrimieron desde el gobierno federal para no entregarlos a la administración estatal, cuando en el fondo, los motivos para no hacer llegar esos recursos, era que el belicoso gobernador, les había dado una ventaneada, tanto al ex dirigente del CEN del PRI, Manlio Fabio Beltrones, así como a su lugarteniente, el coahuilenses, el ex secretario adjunto de ese instituto político, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, los mismos que habían instrumentado una operación de más de 250 millones de pesos que se habían malversado en el 2016, con la venia claro está, del gober pechocho, César Horacio Duarte, para favorecer a los candidatos a gobernador, no sólo de Chihuahua, como, Enrique Serrano Escobar, sino de otras entidades que eran gobernadas por el tricolor.

CESAR DUARTE

         Y que se pretendía siguiesen siendo bastiones del tricolor, como Coahuila, Tamaulipas y Quintana Roo.

         Pero no nada más, los citados personeros estaban involucrados en estos turbios manejos, sino también, el ahora secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, cuando fungió como titular de Hacienda, así como el hoy candidato a Presidente de la República, por la coalición, PRI,Verde y Panal, José Antonio Meade Kuribreña, en su calidad de responsable de la Secretaria de Desarrollo Social.

       No debe sonar a exageración decir que, el diminuto personaje del copete, Enrique Peña Nieto, estaba más que enterado de estos enjuagues, al fin súper amigo, o súper cómplice, del ex gobernador de Chihuahua, César Duarte, hoy prófugo de la mano justiciera en el vecino país de las barras y las estrellas, si es que no se peló ya, después de que le dio el pitazo a nivel nacional, el procurador interino de la PGR, Elías Beltrán, diciendo que tenía en su contra 3 órdenes de aprehensión, cuando en realidad, pesan en su contra 11, la mayoría en el ámbito del fuero de lo común.

       Javier Corral, quien ha llevado a cabo un gobierno en sus primeros quince meses, al que no se le observan muchos aciertos en materia de obra pública, amén de que en el contexto de la seguridad pública, la violencia desatada por el crimen organizado le ha carcomido la poca credibilidad que le quedaba hasta antes de que emprendiera la citada caravana.

      Corral, antes de su marcha por varios estados de la República Mexicana, transitaba con más pena que gloria, porqué la inseguridad que flagela ya no digamos a los ciudadanos de las poblaciones serranas, donde la delincuencia organizada es un poder de facto que obra y maniobra a la par de los gobiernos locales, estatales y federales, sino en las ciudades medias, como Delicias, Cuauhtémoc, Hidalgo del Parral, entre otras, sin olvidar a las urbes citadinas como Ciudad Juárez y la propia capital, Chihuahua, donde el imaginario colectivo ya no soporta los crímenes dolosos a plena luz del día.

         Pero por obra y gracia de Peña Nieto, da instrucciones a sus fieles escuderos -que cobran como secretarios de Estado- para que no le hagan efectivos recursos por el orden de los 900 millones de pesos, para demostrarle, al pendenciero de Corral, de que no debía de abrir la boca más de la cuenta en su exigencia más que racional y legítima para que el gobierno federal, ya dejara de proteger al hampón de César Duarte, el mismo que desde que dejó el gobierno estatal, se dio literalmente a la fuga, aún cuando todavía instalado en la Casa de Gobierno aseguraba cínicamente que se iría a residir a su natal ciudad, Hidalgo del Parral.

         Enrique Quique Gaviota, como dicen los clásicos, se le puso de pechito, a Javier Corral, quien como respuesta, ni tardo ni perezoso, urdió primero un exhorto al gobierno federal, el 8 de enero desde la capital del país, acompañando de activistas, intelectuales e intelectuales, denunciando las maniobras turbias y perversas del aparato del gobierno federal, en su afán de silenciarlo.

        La mayor parte de la prensa nacional, le concedió las primeras planas a Corral Jurado, aunque algunos otros medios como La Jornada, le dieron como nota principal el espinoso caso de la malograda colega, Miroslava Breach, poniendo el dedo en la llaga en las pesquisas que desde la óptica de la administración corralista, habían sido “un modelo de investigación”.

       Así pues, cuando Corral Jurado, inició dicha confrontación en contra del putrefacto régimen de EPN, sabía que se jugaría el todo por el todo.

    Era como luego se dice, “matar o morir”.

ENRIQUE PEÑA NIETO

    Javier estaba más que consciente de que tratarían de desvirtuar o descalificar su lucha, ya no digamos por los medios de prensa alineados con Peña Nieto, a nivel federal, sino también con los duartistas, quienes desde las penumbras siguen pagando a medios de comunicación locales buenas cantidades de dinero.

    No es un secreto subrayar que si algo le sobra al delincuente de César Duarte, además del cinismo que lo ha caracterizado, es mucho dinero a todas luces mal habido, en su mayor parte proveniente del crimen organizado y no se diga del narcotráfico.

   Tanto protagonismo del mandatario estatal, no podía pasar inadvertido por los precandidatos presidenciales; el tabasqueño, AMLO, calificaría dicha caravana, como “pura faramalla”. El aspirante del tricolor, se fue a lo ridículo, al acusar a Corral y el titular de la Fiscalía General del Estado, de que habían “torturado” a La Coneja” Alejandro Gutiérrez, en el interior del Cereso de San Guillermo, que le valieron multas al gobierno estatal por varios cientos de miles de pesos, que a los pocos días, serían canceladas, por instrucciones del Secretario de Gobernación, Alfonso Navarret,  porque a todas luces eran absurdas y no tenían sustento legal.

    Al cabo de los 16 días que duró la Caravana por la Dignidad, en el Ángel de la Independencia,  no se puede poner en tela de duda, de que Javier Corral,le gano la partida a lo que queda del gobierno de EPN.

   Lo barrió, lo trapeó y lo exhibió. Duramente más de dos semanas.

  Corral, no sólo venció sino convenció a propios y extraños que su lucha y no se diga sus demandas en favor de Chihuahua, no en pos de un gobernante o un partido político, eran legítimas; apegadas a la razón.

   Desde ese ángulo, el gobierno estatal, ya no digamos le ganó al de Peña Nieto, sino que lo atropelló. Ya sería mucho que el Presidente, lo reconociera públicamente. Para eso estaba el titular de Gobernación, para fumar la pipa de la paz.

   Javier después del 4 de febrero, día del Súper Bowl en los Estados Unidos, creció políticamente.

   A tal punto, que empezó a manejarse la versión de que podría sustituir al abanderado panista- quien si se descuida se puede ir al tercer lugar en las preferencias electorales-

  Una vez más pudo levantar el puño derecho en señal de un triunfo con sudor y muchos cojones.

  Ya lo había hecho una primera vez, cuando derrotó en las elecciones para gobernador de Chihuahua, del 2 de junio del 2016 no precisamente al entonces candidato, Enrique Serrano Escobar, sino al mismísimo padrino de aquel, César Horacio Duarte.

 Y debo resaltar que los triunfos han sido única y solamente de Corral Jurado, y no del panismo que no lo querían como candidato a gobernador en los comicios del 2016.

Ni como líder del CEN del PAN, cuando fue vapuleado en la elección interna por el hoy candidato del PAN. PRD y Movimiento Ciudadano, el queretano, Ricardo Anaya.

  En esa pista los bonos de Corral están al alza.

  Aunque muchos de sus francotiradores no lo quieran ver así, como Carlos Alazraqui, quien escribe en La Razón, o el mismo, Francisco Garfias, columnista del diario Excélsior.

  De qué va a buscar ser protagónico en muchos foros y eventos no me queda la menor duda. Ya lo anunció. Y así lo va hacer.

  Pero desde el ámbito como gobernante, como el responsable de velar por el sosiego y la tranquilidad de sus conciudadanos ha dejado mucho, pero mucho que desear.

  Y no es para menos, las ejecuciones que se esperaba que con su llegada al poder, fueran diluyéndose, se han disparado a tal punto, que incluso fue necesaria la presencia de la Policía Federal en ciudades como Juárez y Chihuahua para coadyuvar en la tarea de bajarle al índice de homicidios dolosos o de alto impacto.

   Un desplegado en El Universal, fechado el 13 de enero, firmado por Isela Aldonza González, da cuenta de que las cosas en el contexto de seguridad no caminan en el sentido correcto como había prometido en su toma de posesiones el pasado 3 de octubre del 2016.

  En varios de sus flamigeros párrafos se leía:

Cómo quisiéramos acompañarte, Corral, escuchar tus discursos, tus arengas, con esa injundia que te caracteriza, tu dedo flamigeros señalando a los malos, tu discurso incendiario, y tus frases del Che Guevara.

Como quisiéramos acompañarte, Corral, literalmente, morimos de ganas. Llenar la plaza, aclamarte, vitorearte, maldecir a Duarte, una y otra vez, como se lo merece.

Lanzar consignas contra la prensa vendida, agarrar parejo contra cualquiera que se atreva a contradecirte, como lo hacía Chávez, como lo hace Maduro.

Como quisiéramos acompañarte, Corral, defender a capa y espada tus logros,,aunque no sabemos cuáles. Darte la razón, justificarte, consolarte porqué no.

Echarle la culpa de tu fracaso al PRI, al Gobierno federal, a quien sea con tal de que salgas bien librado, con tal de que te sientas bien, Para que te puedas ir a jugar golf, en paz, sin remordimientos.

 Como quisiéramos acompañarte, Corral, y mira que somos muchos, más de cien, más de mil, más de dos mil hombres, y mujeres, jóvenes, niños, periodistas, campesinos, campesinos, empresarios, más los que se acumulen, suficientes para abarrotar la plaza, demostrar músculo, y apantallar al que se nos ponga enfrente.

Y ya como  colofón, decía:

Estamos Muertos. Y tu trabajo era evitarlo. Los abajo firmantes:

 Más de 2400 muertes en lo que va de tu gobierno.

 La prensa controlada y copada en su gran mayoría por el régimen de César Duarte, no ha cejado en su lucha de desgastar la imagen del gobierno de Corral, a tiro por viaje.

  Aquí se aplica aquel adagio de que: “como me trates te trato”

  Si en algo no ha salido bien librado Corral Jurado es en sus relaciones con los medios de comunicación y con los propios periodistas centaveros que estaban más que maiceados por el ballezano, quien los llenó de billetes para que lo engrandecieran y en su momento lo ubicarán en el primer círculo del poder del equipo de EPN.

  Los puntos flacos de Javier, sin duda son, el maltrato hacia la prensa, la espiral de violencia, y la escasa obra pública que se ha aterrizado en estos 15 meses de gobierno.

 Si el gobernador, cree a pie juntillas, que va a arrasar en los comicios del 1 de Julio como ocurrió en las elecciones del 2016, puede llevarse un chasco.

  Su equipo del primer nivel, se ha visto,bisoño, anodino, falto de experiencia, y con una pésima atención para los medios de comunicación y los propios periodistas.

   La administración estatal sigue endeudando las finanzas y la obra pública, brilla, pero por su ausencia. Hasta hoy no se conoce una sola obra digna de mencionarse. De presumirse pues.

  Lo que habrá de darle un golpe de autoridad moral y política a Javier Corral con miras a los comicios de este 2018, será sin duda la aprehensión del hampón más grande que hemos tenido los chihuahuenses, César Duarte, donde sea capturado.

   Es muy probable que de ocurrir esto-que sería inédito en la historia de Chihuahua- que sus conciudadanos, le refrenden una vez más ¡el voto de confianza! Pese a que la violencia le siga cobrando cara, muy cara está factura.

 De no ser capturado, su antecesor, Duarte Jáquez, podría significarle a Javier Corral, su tumba política. Su caída. Su derrota.

   Sería paradójico, que sin estar en las boletas electorales, César, le pasara por encima a su gran adversario, quien quiere verlo en la cárcel a como dé lugar.

Ya sea en el Cereso de Chihuahua, o en el Penal del Almoloya. O en el de Puente Grande, Jalisco.

La sola captura del ballezano, más allá de la sentencia que le apliquen, elevará los bonos a las nubes de JCJ.

Y su nombre pasará a la historia.

EN CORTO…EN CORTO…EN CORTO….EN CORTO...

OMAR BAZAN FLORES

La mujer de madera, perdón, la senadora tricolor, por la vía plurinominal, Graciela Ortiz González, quien ahora anda en busca de ser diputada federal por el noveno distrito de Parral, no va a tener un día de campo para conquistar el sufragio de ese distrito, donde el voto verde, siempre ha hecho ganar a los abanderados del PRI. Los priistas decentes, que no pueden ver ni en pintura a los duartistas, la ubican como la primera secretaria de gobierno que tuvo César Duarte en el sexenio pasado y por tal motivo le van a hacer la vida de cuadritos. Sobre todo en la cabecera distrital, donde fueron pisoteados todos los priistas, hasta por un panista, como Miguel Jurado, a quien impusieron como abanderado del PRI,en la alcaldía, humillando a los verdaderos tricolores. La Ortiz, operó y maniobró para ser ungida por dicha demarcación, consciente de que todas las que ha jugado las ha perdido.

  No se vaya usted a sorprender si ve entre sus operadores, al mapache de Pablo Espinoza, a Normando Perales, y desde luego, a su enésimo amasio, Víctor el chocolate Mendoza.

 Ya se imaginará usted como se las gastará para ganar la elección. La compra del voto será su misión. Dinero no le habrá de faltar, ha robado a manos llenas, por donde ha pasado. Tiene propiedades en Majalca, en Chihuahua, que con el puro sueldo de alta funcionaria no le habría alcanzado para darse la vida que hoy se da.

GRACIELA ORTIZ

 ¡¡Nació para perder, y para atracar donde se pueda!!.....+++++++Ya que hablamos de sucios personeros de la política estatal, “el líder” del PRI estatal, Omar Bazán Flores, uno de los “hombres de paja” del Don Corleone, Manlio Fabio Beltrones, desde que estuvo en el Colegio de Bachilleres, se las urdió para que los maestros “barco” le “aprobaran todas las materias, pues era un auténtico zopenco, con perdón de los burros, a base de pagar todo con billetes. Lo mismo ocurrió con sus estudios a nivel superior. También compró el título. Luego le digo cómo y dónde. Lo cierto es que si en algo se parece El Paviruchis de Bazán Flores y Graciela Ortiz, es que nacieron para ser plurinominales, y nunca ganar una sola elección por tierra. Además para transar así sea de prestanombres de su líder político, el ex gobernador de Sonora, a quien debe darle su mantenimiento muy seguido no vaya a ser que ya encarcelando MFB, ya no pueda verlo en lugares tan públicos……++++++++

POSDATA.

Como la vida da muchas vueltas.

Digo esto porqué el colega, Sergio Valles Rivas, director de Noticias del Canal 28, en el pasado sexenio del ex gobernador, César Duarte, cobró especial notoriedad, por su periodismo de investigación y sus señalamientos punzantes contra el pasado régimen. Se la rifó, no me queda la menor duda. Le brindó muchos espacios inmerecidos a nuestras columnas de dossier y desde luego a nuestras encuestas de opinión. Mi gratitud por siempre. Llegó el gobierno de su amigo, el panista, Javier Corral, y el tono crítico para la administración estatal, dio un giro de 180 grados. Hoy se ha vuelto la caja de resonancia del gobierno corralista. Su rating, que antes era muy alto, se ha ido por los suelos. Ya no hay críticas, mucho menos reportajes que pongan el dedo en la llaga de lo que no ha hecho este gobierno. O lo haya hecho mal. Puras alabanzas, generan sospechosismos entre el imaginario pensante, que como están las cosas, quiere que le digan la verdad, que vayan al meollo de los asuntos álgidos. Me imagino, que lo que está cobrando hoy Valles Rivas, no se debe de parecer a lo que le pagaba, Duarte Jáquez. Mucho menos el trato que hoy recibe.

Tiene derecho a ganarse el sustento de forma digna y decorosa. Valles Rivas, se ha ganado un respeto, ni que decir, pero ¡Cuidado! Por qué antes que todo está de por medio nuestra CREDIBILIDAD! Más allá de lo que podamos recibir en publicidad. Y sino que se mire en el espejo de cuestionados periodistas como, Antonio Payán, Felipe Fierro, Javier Contreras, Osvaldo Salvador Ang, Edgar Prado, César Cruz y muchos otros más, que están más tatemados que un cartucho de sicario. Que aclaro, no son todos.

El canal 28 y su respetable director, el abogado, Sergio Valles Rivas, tienen derecho de réplica. Estaré pendiente a la misma.

  

   

 Derechos Reservados www.dossier.com.mx © 2005-2016

ContactoExpresion de la criticaContrapoderInicio